Colágeno en toda su expresión

¿Por Qué es Bueno el Colágeno para Usted?

Comparte este artículo en tus redes sociales

Consumir colágeno puede contribuir a regenerar el propio colágeno, pero, como siempre, se requiere tener todas las piezas completas para hacer los distintos tipos de colágeno del cuerpo y eso supone consumir los nutrientes requeridos y distintos tipos de proteínas de distintas fuentes, para completar la acción del colágeno consumido.

 

El colágeno abunda en el cuerpo humano, representa casi un tercio de toda la proteína humana, pero hay 16 tipos de colágeno diferentes, cada uno con funciones específicas.

Cuando se habla de colágeno sólo se piensa en piel o cabello, pero, además, es el ladrillo básico de los huesos, músculos, tendones, ligamentos, uñas, cabello, vasos sanguíneos, córneas, dientes y demás. Es el “cemento” que une todas las partes del cuerpo, a medida que se envejece, el cuerpo produce menores cantidades de colágeno de calidad, lo cual se hace visible en la piel.

El proceso de producción de colágeno inicia con el procolágeno, se combinan dos aminoácidos (fracciones de proteínas) y vitamina C, eso supone que ponemos a disposición la “materia prima”:

  • Vitamina C (frutas cítricas, pimentones, acerola, camucamu, falso fruto del marañón).
  • Prolina: se encuentra en claras, repollo, espárragos y champiñones.
  • Glicina: calabaza, arvejas, zanahoria, remolacha, berenjena, batata, legumbres, semillas, setas, frutos secos o en la gelatina – sin sabor – que por sí sola no es sinónimo de colágeno, al contrario de lo que se suele pensar.
  • Cobre: ajonjolí, cacao en polvo, marañones y lentejas.

Las proteínas son una familia de sustancias armadas con aminoácidos, su construcción depende de la disponibilidad de aminoácidos provenientes de otras proteínas que hemos desarmado, luego para obtener proteínas deben consumirse proteínas, animales o vegetales, acorde con su preferencia, pero la operación de rearmado necesita de otras sustancias como las mencionadas, para que se pueda completar y esto incluye al colágeno.

También existen comportamientos que destruyen el colágeno y una de ellas es el consumo de azúcares o carbohidratos refinados, interfieren con la auto reparación del colágeno.

En resumen, consumir colágeno puede contribuir a regenerar el propio colágeno, pero, como siempre, se requiere tener todas las piezas completas para hacer los distintos tipos de colágeno del cuerpo y eso supone consumir los nutrientes requeridos y distintos tipos de proteínas de distintas fuentes, para completar la acción del colágeno consumido.

 


Comparte este artículo en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¡Agenda tu cita con el Dr. Zapata!
¡Agenda tu cita con el Dr. Zapata por WhatsApp!