¿Existe la hormona anti-envejecimiento?

Comparte este artículo en tus redes sociales

Aunque el día del hombre, el mes del padre y demás eventos similares no reciben tanta prensa como lo relacionado con la madre, sí es cierto que a los hombres nos acechan muchos problemas potenciales sobre los que no acostumbramos a hablar, pues algunos, incluso, ni siquiera somos conscientes que están sucediendo; la mayoría relacionados con el reloj, a medida que pasa el tiempo, empieza a haber disminución de funciones y ni siquiera nos percatamos de ello.

Por ejemplo, en adultos, se necesita la hormona del crecimiento, no para aumentar estatura sino porque ayuda a reciclar, reponer y renovar tejidos que se van desgastando y el proceso de reparación de esos daños requiere de la presencia de hormona del crecimiento, el efecto de esta hormona se hace notar en muchos tejidos y funciones:

* Mantiene y aumenta la masa muscular que se va perdiendo con la edad (sarcopenia).
* Mantiene y aumenta la masa ósea pues ayuda a retener el calcio y a incorporar los minerales a los huesos.
* Ayuda a construir proteínas nuevas para el organismo, con las que adquirimos de los alimentos.
* Ayuda a mantener tamaño y función de órganos incluyendo el cerebro.
* Ayuda a transformar la comida en combustible para gastar en vez de almacenar como grasa.
* Ayuda a regular la cantidad de colesterol y triglicéridos circulantes.
* Proporciona apoyo al sistema inmune.
* Mejora el rendimiento en los deportistas.
* Mejora el estado de ánimo y la función sexual.

El punto es que no puede ir a la farmacia y pedir un frasco de hormona del crecimiento, no se puede adquirir así, hay que buscar que el cuerpo tenga con qué producirla.

Pero se requieren materias primas para producir hormona del crecimiento y no son las mismas para todas las personas: se inicia con una juiciosa valoración médica presencial que revise órgano a órgano, mire las deficiencias particulares de su caso y organice un manejo donde se incluyan tanto medicamentos como el manejo de una alimentación que contribuya a mejorar sus niveles de hormona del crecimiento, una verdadera hormona anti-envejecimiento.

Merecen especial mención los llamados adaptógenos, como su nombre lo indica, ayudan al organismo a enfrentar circunstancias difíciles: estrés, preocupaciones, enfermedades, todo lo que desgasta, lo ayudan a adaptarse y de esa manera a que se produzca hormona del crecimiento, hay que buscar cuáles serían los mejores para su caso específico pues hay muchos para escoger.

¡Agende hoy su cita para la valoración!

Dr. Giovanni Zapata Gutiérrez
Especialista Terapias Alternativas
Nutrición Terapéutica


Comparte este artículo en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¡Agenda tu cita con el Dr. Zapata!
¡Agende hoy su cita para la valoración!