¿O sea que, si pierdo dientes, pierdo cerebro?

Comparte este artículo en tus redes sociales

Cuando se habla de salud, de buena salud, la imagen es una figura esbelta y agilidad, no se piensa que un pensamiento claro, una buena memoria, una sana capacidad de juicio y capacidad de aprendizaje sean parte de esa buena salud.

Hemos insistido hasta el cansancio, tanto en artículos como en consulta, que el cuerpo humano no funciona por departamentos: no existe tal cosa como tener tensión alta y gota o diabetes, pero el cerebro está muy bien.

Sin importar la edad, cuando existen las tan mencionadas comorbilidades o sea otras enfermedades generales: hipertensión arterial, diabetes mellitus, artrosis, artritis, grasas elevadas en la sangre, hígado graso, entre otras, se afecta el cerebro y más temprano que tarde se notan los signos de deterioro:

  • Cambios bruscos e inexplicables en el humor
  • Llanto inexplicado y repentino
  • Agresividad en una persona antes dulce
  • Insultos en personas que nunca los usaban
  • Desinterés en lo que antes le interesaba
  • Alteraciones en el sueño
  • Descuido en su higiene personal
  • Lo que va a decir se le olvida o confunde
  • Como que no sabe dónde está o para dónde iba
  • Incluso llegan a extraviarse con salir a la tienda de la esquina
  • Conductas extrañas
  • Temores que alguien lo va a robar o a hacerle daño
  • Cambios en la forma en que se mueve, camina, inseguridad al desplazarse, entre otras alteraciones de la conducta o pensamiento.

Son cambios que se van dando lentamente, casi no se nota y como no se trata de algo repentino, no se considera grave ni se le pone atención y la atención médica de 10 minutos no detecta la situación por lo que pasa mucho tiempo antes que se empiecen a tomar medidas al respecto.

Pero además de las enfermedades mencionadas del cuerpo, sistémicas, existe otro factor al que menos aún se le relaciona con todos estos problemas y es que quien ha tenido pérdidas de dientes, quien usa ahora prótesis dentales – “cajas”, parciales o implantes, han agregado otro elemento a su problema: las bacterias de la boca que contribuyen a que se caigan los dientes producen sustancias tóxicas que llegan al cerebro y ayudan a que se deteriore, las personas que más probabilidades tienen de desarrollar la enfermedad de Alzheimer son quienes tienen o han tenido problemas bucales, ¡EL CUERPO NO FUNCIONA POR DEPARTAMENTOS, NO SE AFECTA POR PEDAZOS!

Las bacterias de la boca que contribuyen a que se caigan los dientes producen sustancias tóxicas que llegan al cerebro y ayudan a que se deteriore.

¿Pero si ya perdí los dientes, puedo hacer algo?

Claro, se puede hacer una valoración cuidadosa del daño acumulado y establecer un plan que ayude a resolver los problemas ya evidentes con o sin tratamiento actual: hipertensión, diabetes, artrosis y todo lo ya mencionado, hacer un plan alimentario que contribuya a esas soluciones y acudir a tratamientos homeopáticos o de medicina Tradicional China, como acupuntura o Beancología y así detener el camino hacia el deterioro.

Obtén:
  • Valoración médica integral presencial y exhaustiva
  • Evaluación estomatológica
  • Inscripción al “Taller Virtual de Nutrapédica (Comer para sanar)” · Miércoles 8 de Julio · 6 a 7 p.m.

Por solo $ 180.000

(Oferta válida hasta el 6 de julio)

Dr. Giovanni Zapata Gutiérrez
Especialista Terapias Alternativas
Nutrición Terapéutica


Comparte este artículo en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up
Abrir chat
1
¡Agenda tu cita con el Dr. Zapata!
¡Agenda tu cita con el Dr. Zapata por WhatsApp!