¿Por Qué es Bueno el Mijo para Usted?

Comparte este artículo en tus redes sociales

El mijo ha ganado popularidad en occidente porque no contiene gluten y cuenta con un alto contenido de proteínas, de mejor calidad y en mayor cantidad que los demás cereales, fibra y antioxidantes.

Cinco mil años hace que un pequeño grano que concentra el sol en su vientre dorado, acompaña al hombre desde la cuna de la civilización y todavía persiste, tozudamente, en compartir todo el poder empacado en su diminuto cuerpo: ese es el mijo, regalo de los dioses para la humanidad hambrienta, aún en el siglo XXI.

El mijo es un cereal en grano que se consume hace mucho en África y Asia. Si bien puede parecer una semilla, el perfil nutricional del mijo es similar al del sorgo y otros cereales. El mijo ha ganado popularidad en occidente porque no contiene gluten y cuenta con un alto contenido de proteínas, de mejor calidad y en mayor cantidad que los demás cereales, fibra y antioxidantes.

El mijo es un grano pequeño y redondo que se utiliza tanto para el consumo humano como para la alimentación del ganado y las aves, en sus muchas variedades, la más conocida de ellas es la perla, grano pequeño y duro de color dorado. Aun así, todos los tipos son reconocidos por su alto valor nutricional y beneficios para la salud.

Como la mayoría de los cereales, el mijo es un grano con almidón, también contiene varias vitaminas y minerales. El mijo proporciona más aminoácidos esenciales – componentes básicos de la proteína no producidos por el organismo humano – que la mayoría de los otros cereales.

El mijo es rico en compuestos que actúan como antioxidantes para proteger su cuerpo del estrés oxidativo dañino. Además, las catequinas se unen a los metales pesados en el torrente sanguíneo para prevenir la intoxicación por metales.

A pesar de su contenido de almidón, el mijo es rico en fibra, carbohidratos no digeribles que ayudan a controlar los niveles de azúcar en la sangre lo que, sumado a su índice glicémico (IG) bajo, hace poco probable que aumente sus niveles de azúcar en la sangre, por ello, el mijo se considera un grano ideal para las personas con diabetes.

El mijo contiene fibra soluble, esto atrapa las grasas y ayuda a reducir los niveles de colesterol.

El mijo es un grano libre de gluten, por lo que es una opción viable para las personas con enfermedad celíaca o aquellos que siguen una dieta libre de gluten, ya que  las personas con enfermedad celíaca o la sensibilidad al gluten no celíaca deben evitarlo dados los síntomas digestivos dañinos, como la diarrea y la malabsorción  de nutrientes que emergen como en presencia del gluten para los sensibles.

A pesar de los múltiples beneficios para la salud del mijo, también contiene antinutrientes como varios otros alimentos, son compuestos que bloquean o reducen la absorción de otros nutrientes por parte de su cuerpo y pueden provocar deficiencias.

Uno de estos compuestos, el ácido fítico que interfiere con la absorción de potasio, calcio, hierro, zinc y magnesio. También tiene bociogénicos que pueden afectar la función tiroidea, causando bocio, afectando la función de la glándula tiroides. Sin embargo, estos efectos se asocian solo con el exceso de consumo de estos polifenoles, una persona con una dieta equilibrada no es probable que experimente efectos adversos.

El mijo es un ingrediente versátil que hace un buen reemplazo del arroz cuando se cocina entero.

Para prepararlo, simplemente agregue dos tazas (480 ml) de agua o caldo por 1 taza (174 gramos) de mijo crudo. Llévelo a ebullición, luego cocine a fuego lento durante 20 minutos. Es bueno remojarlo durante la noche previa a la cocción para reducir su contenido de antinutrientes o se puede tostar en una sartén antes de cocinarlo para mejorar su sabor a nuez.

La investigación sugiere que hacer productos horneados con harina de mijo mejora significativamente su perfil nutricional al aumentar su contenido de antioxidantes. Este grano se procesa para pasabocas, pastas y bebidas probióticas no lácteas, pues el mijo fermentado actúa como un probiótico natural al proporcionar microorganismos vivos que benefician su salud.

Puede disfrutar del mijo como gachas de desayuno, guarnición, complemento de ensalada o ingrediente de galletas o pasteles.

Saber más:https://drzapata.net/y-ahi-vamos-con-eso-de-los-germinados/

 


Comparte este artículo en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¡Agenda tu cita con el Dr. Zapata!
¡Agenda tu cita con el Dr. Zapata por WhatsApp!