Coronavirus y otros menesteres

Comparte este artículo en tus redes sociales

Ante la andanada explosiva de consejos, pócimas, ritos y demás recomendaciones en todos los medios y redes sociales, para enfrentar la actual epidemia, me surge la gran duda: ¿habida cuenta que la factura más cara llega para los más vulnerables, los que están en mayor desventaja, no será que hay que preparar el terreno para hacerlo árido y hostil, poco propicio para el desarrollo de la enfermedad?

No pretendo declararme poseedor de la fórmula salvadora, pero a lo largo de 40 años de ver situaciones similares a la que vivimos ahora, la diferencia de resultados se da a favor de quienes están mejor preparados para enfrentar el reto a la inmunidad y esto se logra aportando al organismo con nutrición adecuada: Nutrapédica en plena acción.

Tenemos el privilegio de tener a la mano muchas ayudas para impulsar el sistema inmune: podemos hacer una poderosa asociación que se refuerza mutuamente, entre la vitamina C y la vitamina E naturales, como impulsores del sistema inmune, de lo más humilde a lo más sofisticado en alimentos, entre las muchas posibilidades que tenemos:

Guayaba, con su aporte de vitamina C (que no es lo mismo que tomarla en pastillas) permite que las células se defiendan mejor y, de paso, contribuye a “reciclar” a otro gran propulsor de la inmunidad: la vitamina E

Camu camu, acerola, manzana de marañón, son las frutas con el mayor contenido de vitamina C natural, lo cual hace que actúen directamente sobre el sistema inmune y permitan reutilizar la vitamina E.

Verduras de hojas verdes, rica fuente de vitaminas, incluida la vitamina E que interactúa con la vitamina C para reforzar las defensas. Además, al dar alimento a las bacterias buenas y necesarias del intestino, nos dan “antibióticos” naturales que nos defienden de los invasores.

Frutos secos (nueces), sus grasas buenas, contribuyen a mejorar no sólo las defensas, además evitan los daños causados por los superóxidos en las células.

Semillas, confundidas a veces con los frutos secos, tales como las semillas de calabaza, semillas de girasol, semillas de chía, como los frutos secos tienen vitaminas que sólo se encuentran en alimentos con grasa (liposolubles) todos ellos protectores y antioxidantes, gran apoyo del sistema inmune

Aceites vegetales (olivas, sacha inchi, cacao, aguacate, aceite de ajonjolí) su extraordinario contenido de antioxidantes y elementos antienvejecimiento, favorece la movilización de defensas del cuerpo para frenar a los microorganismos que atacan por distintos medios.

Entonces, aparte de distancia social, manos muy lavadas y tapabocas, empecemos a aportar el blindaje desde adentro y con buena actitud saldremos de esta.

Dr. Giovanni Zapata Gutiérrez 
Especialista Terapias Alternativas 
Nutrición Terapéutica


Comparte este artículo en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¡Agenda tu cita con el Dr. Zapata!
¡Agenda tu cita con el Dr. Zapata por WhatsApp!