Y ahí vamos con eso de los germinados…

Comparte este artículo en tus redes sociales

Este es un buen tiempo para aprender algunas de esas cosas que siempre decimos que sería bueno saber hacer pero que “no me queda tiempo para eso, cuando pueda voy a ver”, de los alimentos verdaderamente poderosos y que pueden impactar a largo plazo en la salud, tengo en lugar privilegiado de la lista  a los germinados, son ese material vegetal que está en pleno apogeo de renacimiento, con todas sus energías en efervescencia y plenos de sustancias que sacuden al organismo y lo movilizan de una manera poderosa pero a la vez, suave.

Probablemente habrán visto en el supermercado algunos que venden en cajitas plásticas pequeñas: germinados de cebolla, coliflor, rábano y muchos más, les propongo que hagan algunos factibles de desarrollar en sus casas, muy simples y que aportarán insospechados nutrientes a sus comidas, sacándola de la rutina.

La propuesta inicia haciendo el más simple de todos: germinado de lentejas.

Materiales:

  • Lentejas corrientes, obsesivamente lavadas con agua y jabón, un puñado.
  • Malla de lavar ropa delicada o media de nylon nueva.
  • Alacena, armario, caja de cartón o algún rincón oscuro donde se pueda colgar la malla a escurrir.

Procedimiento:

  • Poner las lentejas ya limpias en la malla o media, a remojar en agua limpia, por doce horas.
  • Sacar las lentejas del remojo, enjuagar con agua corriente y colgar en el espacio, armario, alacena o caja oscuras, por espacio de doce horas.
  • Cada doce horas (ejemplo 7 a.m. y 7 p.m.) se bajan las lentejas se enjuagan y se vuelven a colgar húmedas, siempre dentro de la malla o media mencionados, siempre manteniendo el ambiente oscuro hasta que nazca la raíz (como la de las “raíces chinas”) durante unos cuatro o cinco días para obtener una raíz como un dedo de larga. Es importante notar que el proceso de germinado es una especie de “auto digestión” lo cual mejora la calidad nutricional de lo que se ha germinado.

Hasta aquí el proceso de germinación como tal, que funciona con:

  • Leguminosas: garbanzos, lentejas, alfalfa, fenogreco, fríjol (mejor los pequeños), lenteja, judía, guisante, trébol.
  • Cereales: avena, maíz, mijo, centeno, alforfón, cebada, quinua.
  • Oleaginosas: ajonjolí, girasol y frutos secos como la almendra, la nuez.
  • Verduras: brócoli, zanahoria, apio, repollo, espinaca, hinojo, nabo, cebolla, puerro, perejil, rábano, etc.
  • Mucilaginosas: berro, linaza, rúgula, mostaza, etc.

Aquí, un ejemplo de receta para hacer con lentejas germinadas
Ceviche de Germinado de Lentejas

Ingredientes:

  • Lentejas germinadas, 2 tazas.
  • Cebolla cabezona roja 1 mediana, picada finamente y pasada previamente por agua con sal.
  • Tomate larga vida maduro 3 medianos, picados en cuadros pequeños.
  • Pepino cohombro pelado 1, sin piel, sin pepas.
  • Aguacate 1 mediano.
  • Cilantro picado muy fino, ½ taza.
  • Limones 2, jugo.
  • Vinagre.
  • Sal marina sin refinar.
  • Pimienta.

Preparación:

En una vasija amplia, se combinan la cebolla cabezona, el tomate en cuadritos, el pepino cohombro y las lentejas germinadas, se le pone el vinagre, la sal marina, la pimienta y el jugo de dos limones. Se puede usar como base unos tostones de plátano, agregando el cilantro y unos cuadritos de aguacate para tener un completísimo plato repleto de nutrientes.

Dr. Giovanni Zapata Gutiérrez 
Especialista Terapias Alternativas 
Nutrición Terapéutica


Comparte este artículo en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¡Agenda tu cita con el Dr. Zapata!
¡Agenda tu cita con el Dr. Zapata por WhatsApp!