Vacunarse contra el miedo, estrategias para pasar la emergencia

Comparte este artículo en tus redes sociales

La batalla no acaba con el fin de la cuarentena, tenemos que prepararnos para que los cambios sean lo habitual en nuestro inmediato futuro, y con esos cambios vienen la ansiedad, la incertidumbre, el temor; aquí unas propuestas para inmunizarnos contra el enemigo más grande: el miedo.

No hay nada más estresante, que el cambio, en especial una alteración tan repentina en nuestra rutina, el temor generado por el contagio y la incertidumbre sobre lo que va a pasar, son una suma de factores muy difíciles de pasar por alto y producen elevados niveles de estrés y ansiedad. En aislamiento, el contacto con mis pacientes ha sido básicamente remoto y, dado que mi enfoque médico busca ir más allá de la enfermedad y procura ver las múltiples dimensiones de la persona, he tenido un buen número de llamadas con consultas que me parece interesante compartir con Uds., buscando entender el porqué de los ataques súbitos de llanto sin razón, de los problemas de sueño, de las sensaciones atemorizantes que vienen repentinamente: palpitaciones, extremidades que hormiguean o pierden fuerza por momentos, problemas con el deseo sexual en hombres y mujeres, dificultades con la erección y la infaltable visita continua a la nevera que ha llevado a muchos a aumentar kilo por semana de cuarentena.

Si queremos hallar un culpable, debemos encabezar la lista con el miedo, una emoción primaria y natural ante una amenaza o peligro, ese miedo nos lleva a experimentar ansiedad, que es un mecanismo de defensa buscando adaptarnos ante ciertos desajustes y cambios inesperados a nuestro alrededor, pero que puede alterar la forma en que reaccionamos y nuestros pensamientos. La ansiedad se auto refuerza y lleva a tener más ansiedad y todas las reacciones que de ella se desprenden.

Empecemos por las estrategias contra el miedo:

Ritmos

  • El miedo acelera muchas funciones y entre ellas las cerebrales, a veces se siente que, si nos preocupamos, en alguna medida se va a contribuir a remediar la situación, pero lo único que puede cambiar una situación son las acciones y acción simple es aprovechar la tendencia que tenemos a igualarnos con los ritmos que escuchamos: si oímos música lenta, esta nos llevará a bajarle velocidad al cerebro y, como consecuencia, a calmarnos. Igual efecto tiene el llamado ruido blanco (ríos que corren, agua en una cascada, etc.) o los ruidos de la naturaleza, dedique cinco minutos a escuchar atentamente estos sonidos y notará que su ansiedad va bajando.

Respiración

  • Ya hemos mencionado en notas similares, que en las aplicaciones de las distintas tiendas como Appstore, Google play o Microsoft store se pueden encontrar aplicaciones descargables gratuitas para hacer ejercicios de respiración, sencillos pero poderosos a la hora de controlar el estado de ánimo.

Ejercicio

  • En la mayoría de las tiendas mencionadas o en la plataforma de YouTube se encuentran multitud de rutinas de ejercicio, desde las más simples a otras más elaboradas para ser ejecutadas en espacios reducidos, si es necesario, para activar el cuerpo, lo cual lleva a producir sustancias naturales relajantes llamadas endorfinas.

Nutrapédica

  • La Nutrición no sólo incide en el peso y la salud física, también repercute sobre las emociones, por eso son dos áreas íntimamente relacionadas, tanto como que nos referimos constantemente a ello como Nutrapédica, es decir, usar la alimentación con fines más allá de llenar el estómago, podemos hacer de la nutrición una herramienta terapéutica para mejorar la salud emocional. La alimentación llena de comida chatarra, de alguna manera intoxica y dificulta que el cerebro pueda regular sus emociones. La inclusión de verduras y pequeñas cantidades de fruta, así como de grasas saludables (frutos secos, aceite de olivas, aceite de sacha inchi, pescado) proporcionan al organismo, la materia prima para fabricar los reguladores naturales del estado de ánimo: los neurotransmisores, además de contribuir a mantener un peso controlado que no genere o agudice otros problemas de salud ya presentes. Te invitamos a ver algunos ejemplos en nuestro artículo: “7 Alimentos que levantan el ánimo”.

No está de más mencionar que la ansiedad lleva a que las personas coman más rápido y esto a su vez, es un factor de riesgo para llegar a sobrepeso y todos los problemas que lo acompañan, lo cual encontrarás suficientemente explicado en el artículo respectivo: sobre el sobrepeso y su relación con la velocidad al comer.

Problemas de deseo sexual o erección

  • En algunas charlas anteriores mencionábamos cómo algunas funciones en el organismo se ven afectadas por la cascada de hormonas que se desatan en situación de estrés, y no es que el estrés sea malo en sí, nos ha permitido sobrevivir en las situaciones amenazantes que hemos atravesado en la evolución y como la función sexual no es prioritaria inmediata para la supervivencia, pues se da prelación a otras más urgentes y la hormona de urgencias producida – el cortisol – reprime las funciones sexuales así como las funciones del sistema inmune. Lo cual nos trae de nuevo al inicio de este planteamiento, hay que bajar el nivel de estrés si se quiere mantener en buen estado el apetito sexual – la líbido – y el sistema inmune.

La alteración del sueño y las sensaciones preocupantes que se pueden presentar: palpitaciones, hormigueos, dificultades transitorias de respiración, dolores en el pecho, provienen de la misma fuente: el miedo y su acompañante, la ansiedad, luego bajar el primero contribuye a bajar la segunda y sus consecuencias, una lista de cambios que pueden ser una contribución a su disminución:

  • Establecer una rutina diaria teniendo en mente a los demás acompañantes de aislamiento
  • Tratar de mantener una higiene del sueño, esto es, respetar un horario de acostarse y levantarse.
  • Cambiarse la ropa, afeitarse, peinarse, tener la mejor presentación, así se esté solo.
  • Si hay trabajo en la casa, ubicar un sitio para hacerlo y respetar unos horarios para que no altere las horas de ocio.
  • Si es susceptible, limite su acceso a los noticieros y demás medios de difusión: la avalancha de mensajes cataclísmicos que abundan en las redes, no le van a ayudar a cambiar la situación.
  • Haga uso de los mecanismos financieros que difieren los pagos de créditos, tarjetas de crédito y otras deudas, así tenga el dinero; ese “colchón” financiero, el va a alivia la tendencia a deprimirse en el futuro inmediato.
  • Comuníquese con sus relacionados, así sea únicamente su iniciativa, la sensación de aislamiento es una gran cuota del miedo y la ansiedad.

Recuerde, en todo caso, que cuando la noche es más negra es que va a empezar a amanecer.

Dr. Giovanni Zapata Gutiérrez
Especialista Terapias Alternativas
Nutrición Terapéutica


Comparte este artículo en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up
Abrir chat
1
¡Agenda tu cita con el Dr. Zapata!
¡Agenda tu cita con el Dr. Zapata por WhatsApp!